jueves, 23 de junio de 2016

#27 Primera experiencia de vacaciones adaptadas


Hace ya como 2 semanas que no publico ninguna entrada pero estoy escusada, y es que vuestra mitoguerrera ha tomado unas merecidas vacaciones de su rutina! (que no de su vida, que también las podrían dar de la enfermedad). Ha sido todo un hito realizarlas ya que no recuerdo ni los años, que seguro son más de cinco, que no viajaba por algo que no fuera relacionado con consultas médicas, encuentros de mitos o visitas familiares cortas. Aunque ha pasado más de una semana desde la vuelta, todavía me estoy recuperando de ellas y por ello no he tenido fuerzas para escribir.



Gracias a Aspaym Málaga hemos podido disfrutar de unas vacaciones gratuitas junto a otro grupo de socios de Aspaym Córdoba dentro del programa "Conoce tu tierra" de la Junta de Andalucía. Hemos vivido 5 días inolvidables en la Residencia de Tiempo Libre de Marbella (Málaga) que han supuesto para muchos un respiro necesario junto a la oportunidad de conocer a personas con diferentes discapacidades con las que poder compartir diversión, experiencias y buenos ratos.


Cartel divulgativo del programa de Aspaym Málaga



Mitoguerrera en el bungalow adaptado
Me sentí segura de hacer este pequeño viaje ya que vivo en la misma provincia y mis hospitales de referencia estaban bastante cerca, además nos acompañaban monitores de mi completa confianza y pudimos llevar un acompañante.  La estancia fue en bungalows completamente adaptados compartidos, además de contar con la colaboración de Cruz Roja para facilitarnos el acceso al baño en la playa. 



He de decir que la Residencia está muy bien adaptada y el personal es muy amable. En el comedor tuve la posibilidad de tener un menú libre de lácteos y sin gluten que ya quisieran cumplir tan a rajatabla muchos restaurantes de renombre. La verdad que este aspecto me sorprendió ya que casi todas mis experiencias comiendo fuera de casa han sido bastante malas.


El punto más negativo fue el acceso a la playa que no estaba bien adaptado, ya que al final de la pasarela de acceso había un desnivel que impedía acceder con silla de ruedas. La playa se señala por la Junta de Andalucía como adaptada pero este aspecto no lo cumple, por lo que mis compañeros con lesión medular no pudieron disfrutar de la playa más allá del chiringuito. Cuando fuimos a quejarnos, nos informaron que las competencias eran de Costas, por lo que la Residencia no tenía nada que ver.
Acceso a la playa supuestamente adaptado



Mitoguerrera en la anfibia
Cruz Roja sin embargo hizo todo lo posible y tuve la oportunidad de poderme bañar en el mar en la anfibia, por fin un baño relajado! ya que la mayoría de las veces tengo que ir sujeta por los demás y al no tener estabilidad es muy difícil bañarse sin tensión.



Poder apartarme de la rutina ha sido fantástico y la experiencia de compartir estas vivencias con gente con discapacidad aún más, pues se estrechan lazos muy fuertes y la empatía juega un papel muy importante. Cuando estás rodeado de personas que no te miran fijamente y que ven con naturalidad todas tus dificultades, te sientes libre de ser señalado, y eso hace que no tengas que disimular cosas que con gente "normal" haces continuamente (normalmente para no incomodarlos), como expresar tu extenuación por haberte cambiado de ropa o que te de una crisis como las muchas que me han dado sin sentirme más bicho raro de lo que ya soy.

Foto del grupo difundida por Aspaym Málaga


Lo más difícil ha sido poder mantener un ritmo aceptable que me permitiese disfrutar de todo sin acabar demacrada pero era misión imposible. Todas las tardes dormía unas cuantas horas y el tiempo de exposición al sol limitado y con protección solar de +50. Conforme pasaban los días, mi mal aspecto iba a peor pero he intentado medir los tiempos para no llegar al límite, que ya de eso se ha encargado mi cuerpo de darme el aviso con las pérdidas de tono muscular que me dan, las cuales pues han estado muy presentes.

Lo mejor de todo ante la evidente falta de energía, ha sido el apoyo recibido por el entorno, ya que lejos de hacer un drama todos los compañeros han hecho por ponérmelo fácil siempre y sacarme muchas sonrisas cuando estaba sufriendo por los estragos de la enfermedad. Tengo que reconocer que he necesitado más medicinas de las que tomo con frecuencia para aguantar los dolores pero me ha compensado. 


Amago de servidora de jugar al minigolf


Y hasta aquí llega mi entrada que espero os haya contagiado mi ilusión postvacacional y os anime a disfrutar de las propias vuestras. Creo que ha sido un buen estreno y repetiré  experiencia con más confianza y buscando sitios accesibles que no me pongan limitaciones y con las personas adecuadas.

Agradecer desde aquí a mis compañeros de Aspaym Málaga por darme la oportunidad y llevarme como en tantas otras cosas de la mano. 

¡ Disfrutar del verano guerreros !